domingo, 5 de mayo de 2013

Encuentro con Liborio en el velorio.


Me encontré con Liborio en la triste circunstancia de un velorio.
-Ahora trabajo en este velatorio y aspiro a dirigir el crematorio. Mi futuro es promisorio.
-¡Tu vida es un jolgorio!
-Yo fui el héroe del natatorio, lo mío era notorio, pero me encontraron pastillas de laboratorio. No era más que un antiinflamatorio. Mis sueños se fueron por el mingitorio.
-Deberías visitar a un médico en su consultorio.
-Haré caso omiso a tu dicho derogatorio. Aún aspiro a un buen casorio, soy seductor como don Juan Tenorio. ¿Es tu hermana la recepcionista del locutorio?
-No, es astrónoma en el observatorio, toda la noche mirando al firmamento rotatorio.
-¿El que está en el promontorio?
-El que está en Italia, en San Gregorio.
-Oh, pues no podré compartir con ella mi fúnebre emporio.
-Entonces tu lugar es un psiquiátrico sanatorio.
-Que esté, en lo posible, cerca de un enterratorio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada