viernes, 3 de mayo de 2013

Tiberio y Valerio.

Se cuenta que Tiberio era un hombre demasiado serio. Es que no es un misterio que gobernaba el gran imperio. 
-Como todos, -le recordó Valerio, -terminarás en el cementerio. 
-Buscando el honor del magisterio, te aproximas al dicterio. ¿Quieres que te envíe a un africano erio?
-O a un silencioso monasterio.
-Calla, insensato, y toca el salterio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada