jueves, 2 de mayo de 2013

Dante, el del bermejo turbante.

Era Dante un esmerado vigilante de aspecto elegante con su bermejo turbante. Vivía en Gante y su familia era de Brabante. Se lo cruzó un maleante, de lo ajeno traficante. Lo hizo caer el tunante, mas el guardián se levantó al instante, sin ser por ello arrogante. Le respondió de modo sonante, una bofetada para el caco irritante, que quedó en cuarto menguante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada