sábado, 4 de mayo de 2013

Josefina y Catalina.

Josefina y Catalina viven en Argentina, en la localidad de Valentín Alsina. Una es seguidora de Cristina; la otra, del diario de Ernestina. Las unía la envidia a Clementina, la coqueta propietaria de la esquina. Le tenían tanta inquina, que frente a su casa tocaban bocina. La vecina, astuta y sibilina, se ponía en los oídos parafina. Pero por esta rutina debió recurrir a la medicina; ya no pudo escuchar ni la admiración masculina ni los ladridos de su compañía canina. Y sintió culpa la rivalidad femenina, que comenzó con ella amistad repentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada